Etiquetas

, , ,

Hace unas semanas llegó una carta a mi buzón de la Diputación de Granada. Era la primera vez que recibía una carta de Diputación en mi domicilio. Algo malo, pensé. ¿Me habría colado sin querer por alguna calle con las cámaras de Telesfora? es lo primero que pasó por mi cabeza. Una carta de Diputación provincial solo podría tener su origen en algún tipo de multa.

2013-10-03 Consejo Distrito Norte

Abro la carta rápidamente, y me encuentro con una tasa para el tratamiento de residuos sólidos de Diputación. Mi reacción al principio fue la de “se han equivocado”, puesto que estos impuestos ya los pagaba a través de Emasagra, la empresa municipal que factura los servicios de recogida y tratamiento de basura.

Investigando un poco en las redes sociales, me encuentro con que es una nueva tasa que se ha inventado Diputación para centralizar el tratamiento de residuos sólidos en toda la provincia. y lo hacen así, sin avisar y sin decir nada. Sin que tengamos tiempo a reaccionar o siquiera a hacernos el cuerpo a esta nueva tasa.

Hacerlo sin avisar, sin explicar nada es hacerlo con alevosía. Como imagino, mi cabreo sería compartido con el de mucha gente, y es por eso que unos días después recibí en casa un folleto con una carta a modo informativo. “10 claves para entender” que nos la han colado bien colada. Me hizo gracia que la primera carta explicativa que recibo de Diputación en mi domicilio no viniera firmada por Sebastian Pérez, Presidente de la Diputación de Granada. El señor Pérez no se quiere mojar en nada de todo esto, vaya a verse manchada su imagen.

2013-10-03 Consejo Distrito Norte

Según el folleto que ellos mismos han enviado, el Ayuntamiento de Granada debería haber rebajado de las facturas de Emasagra la parte concerniente al tratamiento de basura, en la misma cuantía en la que hemos de pagar a Diputación. Pero lo cierto es que en mi último recibo esta bajada es de apenas 0,16 céntimos, que no compensan de ninguna de las maneras los casi 7 euros que tengo que pagar por este semestre. Y el año que viene, multiplica por dos, 14 euros que se embolsará Diputación por un concepto que también (digan lo que digan) está cobrando el Ayuntamiento de Granada. Un negocio redondo.

Por otro lado, me entero que han enviado los recibos con el 100% de la cuota, sin descontar las bonificaciones que se han contemplado, obligando a los que las tengan a pasarse por las oficinas de Diputación para acreditarlo. Seguro que esperan que muchos no vayan a hacerlo o se les pase por simple desconocimiento. Puro juego sucio.

Es el caso de edificaciones de menos de 20 metros cuadrados, en ruina o deshabitados, que no pagan, pero que deben acreditarlo documentalmente. Pensionistas y jubilados pagan la mitad, pero igualmente, deben personarse en Diputación y demostrarlo.

Esta centralización de servicios huele mucho a una preparación para la Ley de Reforma Local, el nuevo sistema organizativo que para las diputaciones quiere Rajoy y su gobierno. Sólo nos falta contar los días para que Diputación de Granada saque a concurso público la explotación de este servicio y lo privatice cediéndolo a una gran empresa.

De momento ahí tengo el recibo, pensándome qué hago con él. Si lo pago, si no lo pago, si lo domicilio, si lo reclamo… De momento lo que sí tengo claro es que dejaré mi firma donde ya las están recogiendo (en el Distrito Zaidín por ejemplo).

Tengo hasta el 20 de noviembre para pagarlo. Veremos qué pasa.

Anuncios